ESP
Cerrar Sesión 
“La Virgen nos ofrece el Camino, la Verdad y la Vida, no teorías”
- Por: Redacción
07/12/2016 - 915 Visitas


El arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, repasó en la celebración de Santa María La Real de la Almudena cómo la Virgen es testimonio y ejemplo para los cristianos. Durante la eucaristía, a la que acudió una representación de ADMA, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, renovó el voto de la Villa a Nuestra Señora.

El pasado 9 de noviembre, miembros de la Asociación de María Auxiliadora respondieron a la invitación del arzobispo de Madrid para asistir a la eucaristía y procesión de celebración del día de la patrona de Madrid, Santa María La Real de la Almudena. El consejo de la zona centro de ADMA envió una delegación encabezada por su presidenta Gloria Blanco, también estuvieron un grupo de la asociación local de Atocha liderado por su presidenta Adela Alarcón y otro de la inspectoría de Virgen del Camino de las Hijas de María Auxiliadora que contó con la presencia de su delegada Lola Lozano, FMA. La eucaristía, que se celebró un año más en la Plaza Mayor, fue presidida por el propio cardenal y también contó con presencia salesiana ya que concelebraron, junto a otros muchos sacerdotes de la diócesis, el inspector de la provincia de Santiago el Mayor, D. Juan Carlos Pérez Godoy y el párroco del Santuario de María Auxiliadora de Atocha, D. Iñaki Lete. A la misa acudieron invitados multitud de religiosos y consagrados, decenas de cofradías y asociaciones y centenares de fieles que abarrotaron la plaza.

 

Antes de la homilía, la alcaldesa de la ciudad, Manuela Carmena, renovó el Voto de la Villa que Madrid realiza a su patrona desde 1646. La regidora hizo un repaso al principio de solidaridad evangélico y animó a los madrileños a mantener su compromiso de vestir al desnudo, dar de comer al hambriento, auxiliar al enfermo y visitar al preso. En este último mandato nombró a los “privados de libertad por razones administrativas” en referencia a los centros de internamiento para extranjeros que esperan su expulsión.

 

Durante el sermón de Mons. Carlos Osoro engarzó una serie de peticiones a la Virgen de la Almudena: que se respete la vida desde la concepción hasta su extinción de manera natural tal como hizo ella cuidando a Jesús desde que estuvo en su vientre y hasta que murió en la cruz, que los cristianos tengamos su mirada de ternura y cariño (una petición muy acorde con la “amorevolezza” salesiana) y que veamos al Señor en los demás. Además de las peticiones, el arzobispo dio una pequeña catequesis recordando la sencillez de la Virgen, que no se preocupa de formular teorías morales o filosóficas sino que nos ofrece el Camino, la Verdad y la Vida en el propio Jesucristo.

 

Al finalizar la misa, las cofradías y asociaciones (entre ellas las ADMA que acudieron) procesionaron junto a la imagen de la Virgen de la Almudena hasta la Catedral pasando por las calles de Postas, Mayor y Bailén. Al llegar a la sede catedralicia la imagen fue recibida con el himno de la Almudena, una ofrenda floral y una lluvia de pétalos de rosa.

Adjuntos

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad